Los cultivadores de la música sagrada, dedicándose con renovado impulso a un sector de tan vital importancia, contribuirán a la maduración de la vida espiritual del pueblo de Dios (San Juan Pablo II).


Buscar este blog

miércoles, 30 de marzo de 2016

LOS SALMOS ALELUYATICOS EN EL TIEMPO PASCUAL




     Los salmos responsoriales se llaman “responsoriales” por la respuesta salmódica que la asamblea repite después de cada intervención del salmista. Durante el tiempo de Pascua esta respuesta puede ser sustituido por la aclamación “aleluya”, cantada (o –menos deseable- recitada) una o varias veces, la cual se convierte en la respuesta aleluyática repetida por la asamblea. Cada salmo responsorial de este tiempo litúrgico presenta la respuesta salmódica correspondiente, seguida de “o bien: aleluya”, lo que significa que puede sustituir por la aclamación “aleluya”, aclamación pascual por excelencia. No se trata de añadir el “aleluya” a la respuesta salmódica, sino de cantar/recitar la misma o hacer lo propio con el “aleluya”. A los salmos responsoriales con el “aleluya” como respuesta salmódica se les conoce como “salmos aleluyáticos”, pues poseen una respuesta aleluyática.

     El “Graduale simplex” (=GS) nos presenta un repertorio relativamente sencillo de cantos gregorianos (en latín) para las distintas partes de la Misa según los días y tiempos litúrgicos. Se le llama precisamente “simplex” porque fue hecho para “iglesias menores”, es decir, que no sean catedrales o basílicas. El GS tiene salmos aleluyáticos para todos los tiempos litúrgicos, excepto Cuaresma, tiempo en que no se canta el “aleluya”. Me limitaré a lo que nos concierne en este momento: a los salmos aleluyáticos en el tiempo pascual, tiempo en donde, en el GS, el salmo responsorial es exclusivamente aleluyático

     Dice el GS que cuando hay 2 lecturas antes del evangelio se canta el salmo aleluyático después de la primera lectura; después de la segunda lectura se puede cantar o un salmo aleluyático o la aclamación “aleluya” con uno o varios versículos, según aparece en el GS. Nosotros, en honor a la verdad, ni usamos ni tenemos acceso al GS, pero sí a los salmos responsoriales de nuestros leccionarios, los cuales podemos convertir en aleluyáticos sustituyendo la respuesta salmódica por una aleluyática. ¿Por qué no recurrir a los salmos aleluyáticos durante el tiempo de Pascua? Los domingos podemos cantar la respuesta aleluyática con su salmo, destacando esta aclamación pascual después de haber ayunado de la misma durante la Cuaresma. La Pascua es el tiempo aleluyático por excelencia.

     Los días feriales, donde sólo hay una lectura antes del evangelio también podemos recurrir al salmo aleluyático. En este caso no cantamos la aclamación “aleluya” antes del evangelio, pues el salmo aleluyático suple la aclamación al evangelio (Cf. Introducción al Graduale Simplex 16c).

 

2 comentarios:

  1. Excelente orientación, Padre, como de costumbre. Me tomé la libertad de publicar el enlace en mi blog para beneficio de todo el Pueblo santo de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil bendiciones Prof. Márquez. Gracias por su iniciativa.

      Eliminar